Anatomía y fisiología del sistema cardiocirculatorio

10 de October del 2016

Introducción
    Al aparato cardiovascular se le conoce también por el sistema cardiovascular. Se trata de un circuito constituido por:
Corazón.
Vasos sanguíneos: arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas.
    El corazón es una bomba aspirante e impelente que bombea la sangre, poniéndola en movimiento a través de los vasos sanguíneos.
    El sistema cardiovascular se encarga de distribuir la sangre por todo el organismo humano.
    El paso de agua y otras sustancias desde los capilares sanguíneos (compartimento vascular) a los espacios intersticiales (compartimento tisular), da lugar a la formación del líquido intersticial a partir del cual las células obtienen el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento.
Anatomía
    El corazón y los vasos sanguíneos presentan una estructura general representada por tres capas o túnicas que son concéntricas: interna (íntima), media (muscular) y externa.
    Pero la especialización y funciones de cada parte determinan adaptaciones de esta estructura general, según las regiones o zonas.
    Los elementos constituyentes son:
Corazón.
Vasos sanguíneos:
Arterias.
Venas.
Capilares.
Corazón
    El corazón es un órgano impar, situado en la cavidad mediastínica, desviado a la izquierda de la línea media. Es hueco y de naturaleza muscular, presentando cuatro cavidades internas que le dan el carácter de bomba aspirante de sangre y propulsora de la misma.
    Pesa aproximadamente 300 gr en el adulto. Tiene forma de pirámide o cono, cuyo vértice se dirige hacia abajo y ligeramente desviado a la izquierda, y la base mira hacia arriba.
Cavidades del corazón
    Las cavidades del corazón son cuatro, dos aurículas y dos ventrículos. Las aurículas se sitúan en la base y están separadas entre sí por el tabique interauricular. Los ventrículos ocupan la mayor parte del corazón, y están separados entre sí por un tabique interventricular. El vértice o punta del corazón se corresponde con el ventrículo izquierdo.
    Además, el corazón está dividido en dos mitades, una derecha y otra izquierda, que en condiciones normales, a partir del momento del nacimiento, no se comunican entre sí. Ello explica que desde el punto de vista clínico se hable de corazón derecho y corazón izquierdo.
    Cada una de las dos mitades está formada por una aurícula y un ventrículo comunicados entre sí.
    La aurícula derecha (AD) se comunica con el ventrículo derecho (VD). La AD ocupa una posición superior respecto al correspondiente ventrículo, y se comunica con él a través del orificio aurículo-ventricular derecho, cerrado por una válvula llamada tricúspide (formada por tres valvas).
    La aurícula izquierda (AI) se comunica con el ventrículo izquierdo (VI) a través del orificio aurículo-ventricular izquierdo, que está cerrado por una válvula llamada mitral (bicúspide porque sólo tiene dos valvas).
 

Por tanto, el corazón derecho está constituido por AD+VD y el corazón izquierdo por AI+VI.
La AD es una cavidad que recibe sangre pobre en oxígeno (sangre venosa), procedente del retorno venoso, a través de:
La vena cava superior, que recoge la sangre de la mitad superior del cuerpo.
La vena cava inferior, que recoge la sangre de la mitad inferior del cuerpo.
La Al es algo más pequeña que la derecha y de paredes más gruesas. En ella desaguan las cuatro venas pulmonares (dos de cada pulmón), que drenan la sangre oxigenada que procede de los pulmones. Las venas pulmonares son la única excepción de vasos sanguíneos que con estructura de vena transportan sangre rica en oxígeno procedente de la hematosis pulmonar.
El VD recibe sangre venosa de la AD a través de la válvula tricúspide, y la bombea a la arteria pulmonar para Ilevarla al pulmón donde será sometida a un intercambio de gases a nivel alveolar para su oxigenación. Entre el VD y la arteria pulmonar se encuentra una válvula llamada válvula pulmonar.
El VI es más largo y estrecho que el derecho. Su pared es también mucho más gruesa. Recibe la sangre rica en oxígeno (arterial) de la Al a través de la válvula mitral y la bombea a la circulación general a través de la arteria aorta. Entre la aorta y el VI existe una válvula semilunar llamada válvula aórtica. La sangre que bombea el VI llega cargada de oxígeno y nutrientes a las células de los tejidos.
    Las válvulas cardiacas tienen como finalidad evitar el reflujo de sangre hacia atrás una vez que ha penetrado en una cavidad o ha sido bombeada a una arteria o vena. Se abren y cierran pasivamente según sea el gradiente de presión.

 

Paredes del corazón
    Las paredes del corazón están formadas por tres capas, como se describe al principio, que reciben en este caso denominaciones específicas:
Endocardio: es la capa interna. Está constituida por un estrato de células endoteliales (endotelio) que se apoyan sobre una fina capa de tejido conjuntivo. Reviste internamente todas las cavidades cardiacas y llega a los velosvalvulares.
Miocardio: corresponde a la capa media. Es de naturaleza muscular. Está formada por fibras musculares estriadas que se contraen involuntaria mente por acción del sistema nervioso autónomo. Hay algo de tejido conjuntivo intercalado, que actúa como vía de paso para los vasos sanguíneos que nutren la pared del corazón. El tejido muscular del corazón está más desarrollado en los ventrículos que en las aurículas.
Pericardio: es una membrana de tejido conjuntivo fibroso que envuelve externamente el corazón. Esta membrana consta de dos hojas: una interna o visceral y otra externa o parietal. Entre ambas hojas existe una cavidad casi virtual ocupada por una mínima cantidad de líquido que actúa como lubricante, permitiendo el movimiento del corazón dentro del pericardio parietal.
Sistema de conducción de impulsos
    El corazón es capaz de generar impulsos nerviosos que permiten la contracción cardiaca o latido cardiaco.
    El latido cardiaco se origina en un sistema especializado existente en la pared del corazón, y se propaga a todas las zonas del miocardio a través de fascículos o fibras.
Son fibras musculares modificadas y especializadas en la rápida conducción de impulsos.
Este sistema consta de dos nódulos:
El nódulo sino-auricular (S-A) es una porción del músculo cardiaco, en forma de huso, localizada en la pared superior de la AD en la zona de unión con la vena cava superior. Las fibras nodales son más delgadas que las fibras musculares cardiacas normales, con escaso sarcoplasma y forma de huso. Este nódulo está altamente especializado en generar impulsos rítmicos (potenciales de acción). Las fibras del nódulo se continúan con las fibras musculares de las aurículas, de manera que el potencial de acción generado en el nódulo se propaga rápidamente por las aurículas y llega al nódulo aurículo-ventricular.
El nódulo aurículo-ventricular (A-V) se sitúa en el suelo de la AD. Recoge los potenciales procedentes de las aurículas y los conduce hacia el fascículo de His. Este nódulo retrasa el impulso procedente de la aurícula antes de pasar al ventrículo. El haz de His es un fascículo grueso de fibras que van desde el nódulo al tabique interventricular, donde se dividen en dos ramas, una izquierda y otra derecha. La rama izquierda se divide a su vez en dos fascículos: uno anterior y otro posterior. La rama derecha y los fascículos anterior y posterior forman una red denominada Fibras de Purkinge, que se extienden por las paredes de los dos ventrículos.

 


Vasos sanguíneos
    Son los elementos que, junto con el corazón, forman el aparato circulatorio.
    La pared de los vasos sanguíneos está constituida por tres capas:
Íntima (de naturaleza epitelial).
Capa media (muscular).
Adventicia (de tejido conjuntivo).
    Existen tres tipos de vasos sanguíneos:
Las arterias son vasos sanguíneos que conducen la sangre oxigenada que sale del corazón para ser distribuida por los tejidos de todo el organismo. Conducen sangre arterial, que es rica en oxígeno y pobre en anhídrido carbónico. En su origen (salida del corazón) son de gran calibre y su diámetro va disminuyendo a medida que se ramifican hasta dar lugar a vasos de menor calibre (arteriolas), y estos a otros de pared muy delgada llamados capilares sanguíneos.
Las venas son los vasos sanguíneos que devuelven la sangre al corazón procedente de los tejidos. Conducen sangre venosa, que es pobre en oxígeno y rica en bióxido de carbono.
Los capilares sanguíneos: Son los vasos arteria les de menor calibre. Están formado por una pared muy fina y semipermeable que permite el paso de líquidos y sustancias nutrientes al espacio intersticial para la nutrición de las células de los tejidos que irrigan.
    Desde el punto de vista funcional, se pueden clasificar en:
Vasos de conducción: corresponde a los vasos de gran calibre. Son los vasos próximos al corazón.
Vasos de distribución: corresponde a los de mediano calibre y realizan una distribución zonal o regional.
Vasos de resistencia: corresponde a las arteriolas.
Vasos de intercambio: corresponde a los capilares sanguíneos.

 


Estudio del sistema arterial
    La sangre que va desde el corazón izquierdo hacia los capilares de los tejidos periféricos lo hace a través de un conjunto de arterias de diferente calibre, que constituyen el sistema arterial.
    De cada uno de los ventrículos parte una arteria de gran calibre. Del VI sale la arteria aorta y del VD la arteria pulmonar.
    La arteria pulmonar, nada más abandonar el corazón, se bifurca en dos arterias pulmonares, una izquierda y otra derecha, que van a los respectivos pulmones.
    La aorta parte del VI y se dirige primero hacia arriba para, a continuación, bifurcarse en dos: la aorta ascendente, que se dirige a la parte alta del cuerpo, y la aorta descendente, que se dirige hacia abajo. El segmento de la aorta descendente que se sitúa desde la bifurcación hasta que abandona la cavidad torácica se denomina aorta torácica.
    Al ramificarse describe una incurvación denominada cayado de la aorta. La aorta descendente, una vez que atraviesa el diafragma a través del agujero aórtico, se llama aorta abdominal, puesto que se sitúa en esta cavidad.
    Las aortas descendentes y ascendentes dan lugar a múltiples ramificaciones:
Ramas de la aorta ascendente y del cayado de la aorta:
Arterias coronarias izquierda y derecha.
Tronco braquiocefálico.
Carótidas primitivas derecha e izquierda.
Subclavia derecha e izquierda.
Ramas de la aorta torácica:
Arterias intercostales posteriores.
Arterias mediastínicas, bronquiales.
Arterias esofágicas.
Arterias pericárdicas.
Ramas de la aorta abdominal:
Arterias suprarrenales.
Arterias lumbares.
Arterias gonadales.
Arterias mesentéricas.
Arterias renales.
Tronco celíaco.
Arterias iliacas primitivas.
Estudio de! sistema venoso
    La sangre que retorna al corazón procedente de los capilares lo hace a través del sistema venoso.
    La AI recibe las cuatro venas pulmonares que transportan sangre oxigenada procedente del pulmón.
    La AD recibe las venas cavas superior e inferior, que traen al corazón la sangre venosa procedente de la periferia.
Ramas de la vana cava superior:
Tronco braquiocefálico derecho.
Tronco braquiocefálico izquierdo.
Vena yugular interna.
Vena subclavia.
Ramas de la vena cava inferior:
Venas gonadales.
Venas renales.
Venas capsulares.
Venas diafragmáticas.
Venas iliacas.
Fisiología del aparato cardiocirculatorio
Ciclo cardiaco
    El ciclo cardiaco consta de dos fases o periodos consecutivos, uno de contracción llamado sístole y otro de relajación denominado diástole.
    El nódulo sino-auricular genera cada cierto tiempo un potencial de acción de forma espontánea, que da lugar a cada ciclo cardiaco. Este potencial se propaga por las aurículas desencadenando la llamada sístole auricular.
    En la sístole auricular se contrae el músculo cardiaco de ambas aurículas, aumentando la presión interna de sus cavidades, de manera que se abren las válvulas aurículo-ventriculares y la sangre pasa de las cavidades auriculares a las ventriculares. Al llenarse los ventrículos las válvulas vuelven a cerrarse. Entonces se inicia la fase de sístole ventricular, que coincide con una fase de reposo de las aurículas llamada diástoleauricular.

 


    En la sístole ventricular se contrae el músculo de los ventrículos, aumentando la presión sanguínea dentro de las cavidades ventriculares. Entonces se abren las válvulas aórtica y pulmonar y la sangre es bombeada:a presión a la arteria aorta y a la arteria pulmonar. Al término de la sístole se cierran las válvulas y los ventrículos entran en la llamada fase de diástole ventricular.
    El número de ciclos cardiacos por unidad de tiempo determina la frecuencia cardiaca. Ésta consiste en el número de latidos por minuto que es capaz de realizar el corazón. En un adulto joven y sano la frecuencia media es de 70 latidos/minuto en estado de reposo.
Presión arterial
    El corazón se contrae intermitentemente determinando un flujo sanguíneo pulsátil.
    Pero, en la realidad, la sangre que circula por el sistema vascular no lo hace de forma pulsátil sino de manera continua. La sangre que sale del VI en la sístole distiende la aorta, de manera que durante la diástole la aorta se contrae bombeando la sangre hacia adelante.
    La presión arterial es la fuerza que la columna de sangre ejerce sobre las paredes arteria les. El máximo valor se alcanza con la sístole cardiaca y se denomina presión sistólica.
    El valor mínimo se registra con la diástole y se denomina presión diastólica.
    El valor normal de la presión sistólica, también llamada máxima, es de 120 mmHg. en una persona adulta, joven y sana. El valor normal de la presión diastólica o mínima es de 80 mmHg. La presión arterial va disminuyendo desde la aorta a los capilares, de manera que la presión a nivel capilar es de 15 mmHg.
    La diferencia entre ambas es la llamada presión de pulso o presión diferencial.
Mecanismos de control de la presión arterial
    Son de dos tipos:
Mecanismos nerviosos: son mecanismos a corto plazo, y se consigue por fenómenos de vasodilatación o vasoconstricción vascular, que modifican el diámetro de las arterias, sobre todo.
Mecanismos renales: realizan una regulación a largo plazo y lo hacen aumentando o disminuyendo la excreción de orina, lo que disminuye o aumenta el volumen de sangre circulante.
Presión venosa
    El sistema venoso es el responsable de conducir la sangre de los tejidos hacia el corazón. El sistema venoso actúa también como reserva de sangre.
    La presión a nivel de la entrada en la AD es de 0-5 mmHg.
    El retorno venoso es el volumen de sangre que desde los capilares llega a la AD en la unidad de tiempo. Éste debe ser igual al gasto cardiaco, que a su vez es el volumen de sangre que el VI es capaz de enviar a los capilares en la unidad de tiempo.