Aspiración de médula

10 de October del 2016

Concepto
    Esta técnica consiste en realizar una punción en los huesos para extraer médula ósea.
    Los huesos más utilizados para la extracción de médula ósea son:
Esternón.
Cresta ilíaca.
Técnica
Valorar el estado físico del paciente, ya que esta técnica es muy dolorosa y requiere que el enfermo permanezca en cama durante un tiempo después de realizarla.
Explicar al paciente el motivo de realizar dicho procedimiento.
Investigar la posible existencia de alergias que pueda padecer el paciente, sobre todo por el uso de anestésicos locales y antisépticos vía tópica.
Colocar al paciente en una posición que permita visualizar el lugar de punción. Si la punción se realiza sobre el esternón, se colocará al paciente en decúbito supino y si se realiza en la cresta ilíaca el paciente se colocará sentado inclinado hacia delante.
Desinfectar el lugar de la punción utilizando para ello un antiséptico.
Tapar la región circundante al punto de punción con campos estériles.
Insertar la aguja de extracción y efectuar la aspiración.
Vigilar al paciente durante la técnica ya que puede presentar sudoración, palidez y mareos a consecuencia del dolor tan intenso que se produce.
Tras el procedimiento se debe aplicar presión sobre el punto de punción durante 10 minutos y realizar un vendaje compresivo en caso de sangrado. Si no aparece sangrado se coloca una gasa encima del punto de punción sujetándola con esparadrapo.
Vigilar las posibles complicaciones que puedan aparecer tras dicho procedimiento.
Valorar las constantes vitales cada 15 minutos durante dos horas.
Informar al paciente del dolor que puede aparecer durante los 2 o 3 días posteriores a la realización de dicha técnica.
Registrar el procedimiento en las observaciones de Enfermería.