Cáncer de mama

10 de October del 2016

Consideraciones generales
A las mujeres que acuden a la citación se les realiza, al llegar a la unidad, un cuestionario de carácter estrictamente confidencial, el cual nos va a permitir disponer de una serie de datos sobre las mujeres que responden al programa, muy útiles a la hora de realizar evaluaciones posteriores.
Características de la técnica mamográfica
Para el primer estudio (screening), se realizarán dos proyecciones: craneocaudal y axial.
Es preferible el estudio de esta manera por los siguientes motivos:
. La localización espacial de una lesión es más completa.
. La punción-citología de una lesión mínima es menor difícil de localizar.
. Es algo más factible localizar una lesión en una mama con tejido muy denso.
. La biopsia escisional de una lesión de la que no se toque nódulo, se puede realizar con más aproximación.
. Es más difícil que escapen a la detección las lesiones de dos dimensiones predominantes.
La responsabilidad clínica sobre las mujeres que se someten al cribaje ha de recaer en un facultativo especialista en radiología con experiencia en patología mamaria.
En el caso de alguna incidencia en la exploración de la mujer, que se sospechara de interés para la valoración de la placa (un lunar, por ejemplo), se podría anotar esta incidencia en un documento que acompañaría a la placa, para facilitar la lectura al radiólogo.
El responsable de la lectura de las placas es el radiólogo.
Segunda fase de screening
Después de realizada la primera mamografía de cribaje, las mujeres con resultados dudosos que requieran nueva mamografía con una proyección especial, y con presencia física del radiólogo, se las volverá a citar por carta, para rescreening.
El rescreening se llevará a cabo en la unidad de cribaje, la cual se organizará para realizar estas nuevas mamografías.
Puede preverse que, en el caso de las unidades móviles, se organizarían de forma que algún o algunos días, permanecieran en un determinado lugar fijo, para recibir a las mujeres citadas para rescreening.
La cita para rescreening deberá ser rápida y ocasionalmente podría ser inmediata si el radiólogo está presente.
Se calcula que, aproximadamente un 10% de las mujeres a las que se realiza por primera vez la exploración, van a necesitar rescreening, y un 5% si se trata de revisión bianual.
La efectividad del Programa depende de la calidad de cada uno de los elementos del mismo, desde el punto de vista radiológico, es necesario que las mamografías del cribaje sean leídas por dos radiólogos independientemente, que anotarán sus resultados de forma confidencial para comprobar la concordancia (Indice Kappa).
Durante la 1 a fase del Programa (3 o 5 primeros meses) se debería realizar con el 100% de las mamografías de cribaje, y posteriormente con una muestra aleatoria del 10-15% de las mamografías de cada día.