Conceptos generales

10 de October del 2016

El área quirúrgica es un ambiente único y diferente a cualquier otro del hospital o de la clínica. Se trata de una unidad de asistencia aguda diseñada para conseguir, en la medida de lo posible, un ambiente controlado y sin gérmenes donde realizar las intervenciones quirúrgicas. El ambiente físico está estrechamente controlado; el flujo de personal, suministros y equipos es limitado y la unidad suele estar próxima a la zona de asistencia postanestésica y a otros servicios de apoyo, como laboratorios, banco de sangre, radiología y anatomía patológica quirúrgica.
    Las áreas quirúrgicas suelen dividirse en tres zonas para regular el tráfíco. La primera es una zona semipública donde se permite que la gente lleve ropa de calle y se mezcle con el personal vestido con ropa de quirófano. Esta zona puede estar formada por el área de recepción de pacientes, algunas consultas, el mostrador de recepción y los vestuarios. La segunda zona es un área semirrestringida, como son los pasillos y las habitaciones de trabajo adyacentes de los quirófanos. La ropa necesaria para entrar en ella son gorros, zapatos limpios o «papis» y batas. La zona restringida está formada por los quirófanos y áreas de preparación del instrumental estéril. La ropa adecuada en esta zona es la misma que en la semirrestringida, más la mascarilla.
    Las medidas de control de infecciones contempladas en el diseño de un quirófano son:
Paredes lisas que se limpien con facilidad.
No debe haber ventanas.
Puertas correderas que disminuyan la turbulencia del aire.
Presencia de sistemas de filtración del aire adecuado.
Unidades de iluminación en el techo instaladas en un solo pivote en vez de sobre raíles (los raíles de las luces del techo son difíciles de limpiar y los mangos pueden contaminarse).
Los sistemas de eliminación de equipo contaminado deben ser estandarizados.
    También son factores importantes de diseño la temperatura y la humedad. Debe mantenerse una humedad relativa alta. Esta proporciona un medio relativamente conductor, permitiendo que la electricidad estática se descargue a tierra a medida que se genera. La temperatura es deliberadamente fría para disminuir el crecimiento bacteriano. La combinación de humedad elevada y temperatura baja es deseable también para evitar la deshidratación del tejido expuesto del paciente.
    El equipo que atiende al paciente durante el periodo operatorio puede dividirse en dos categorías básicas: miembros lavados estériles y miembros no estériles.
    Los miembros del equipo lavados estériles suelen incluir los siguientes:
Cirujano: especialista médico que realiza la intervención.
Ayudantes del cirujano: pueden variar en número y cualificación; sin embargo, la mayoría de las regulaciones legales establecen que «un médico cualificado ayudará durante todas las intervenciones mayores».
Enfermera instrumentista.
    Los miembros no estériles del equipo pueden incluir los siguientes:
Anestesista: médico especialista en anestesiología y encargado de todo el proceso anestésico.
Enfermera circulante.
Otros (perfusionistas, patólogos, etc.).
Papel de la enfermera instrumentista
Las actividades de la enfermera instrumentista pueden incluir lo siguiente:
Preparar los aparatos y material estéril que se necesiten para la intervención.
 

 

Equipo de cirugía

Colaborar con el cirujano y ayudante durante la operación.
Ayudar a contar las agujas, hojas de bisturí e instrumentos utilizados durante la intervención, usando el procedimiento establecido de recuento.
    Para realizar estas actividades de forma eficaz la enfermera instrumentista debe poseer un conocimiento profundo de la técnica aséptica, habilidad manual y capacidad de trabajar bajo
presión.
Enfermera circulante
    La enfermera circulante desempeña un papel de mantenimiento general del quirófano.
    Esta persona es vital para la asistencia al enfermo antes, durante y después de la intervención.
    Es la enfermera circulante la que coordina todas las actividades de la sala y dirige los cuidados de     Enfermería del paciente. Es, a menudo, el único miembro del equipo que está en posición de tener una visión global de las necesidades del paciente.

 

Monitores de quirófano

    Las actividades de la enfermera circulante pueden incluir lo siguiente:
Valorar, planificar, realizar y evaluar las actividades de Enfermería para satisfacer las necesidades individuales de cada paciente.
Crear y mantener un medio seguro y cómodo para el paciente. Esto implica observación minuciosa de los posibles fallos de la técnica aséptica y la iniciación de medidas adecuadas para corregir la situación.
Proporcionar ayuda a cualquier miembro del equipo que lo requiera.
Mantener la comunicación entre los miembros del equipo quirúrgico y cualquier contacto necesario con otro personal sanitario o con la familia del paciente.
Detectar cualquier posible peligro ambiental que afecte al paciente o a miembros del equipo y realizar las acciones adecuadas para corregir o ayudar en el problema.