Donaciones de órganos

10 de October del 2016

Concepto
    Una vez realizado el diagnóstico de muerte cerebral y tras haber recibido la autorización familiar, nuestra atención respecto al donante se centrará en:
Mantener una buena ventilación.
Mantener un buen estado hemodinámico.
Mantener una buena diuresis.
    La muerte cerebral tiene una serie de efectos nocivos sobre el organismo que hemos de tratar de detener o al menos retrasar:
1. Hipoxia tisular
    Realizar una estrecha vigilancia para que, a pesar de la ventilación mecánica, no se produzca hipoxia.
    Comprobación del respirador pudiendo llegar a FiO2 incluso del 100% si fuese necesario.
    Comprobación de las vías aéreas: colocación del tubo endotraqueal, aspirado de secreciones…
    Realización pautada de gasometrías arteriales. Comprobando en cada una de ellas que los valores están dentro de la normalidad.
2. Hipotensión arterial
    La afectación del centro vasomotor produce una progresiva vasodilatación y una disminución de las resistencias periféricas, lo que condiciona una hipotensión que se complica con la hipotermia y el probable deterioro de la función cardíaca.
    Habrá que reponer líquidos en abundancia con estricto control de la presión venosa central.
    Si es necesario administrar dopamina en perfusión.
3. Hipotermia
    Hay que mantener la temperatura del organismo por lo menos en 35 °C; para ello lo ideal es el uso de mantas eléctricas o en su defecto mantas de aluminio.
4. Poliuria
    Provocada por la diabetes insípida y la hipotermia. Hay que tener un estricto control de la diuresis horaria, reponiendo el líquido que se pierda.
    Administrar vasopresina y lipresina por vía intravenosa.
5. Hipopotasemia e hipernatremia
    Realizar secuencialmente control de iones. Con toda probabilidad las diuresis altas provocarán déficit de potasio (K), que deberemos administrar junto con los líquidos que perfundamos. Para evitar el acúmulo de sodio (Na) que provoca el gran filtrado glomerular deberemos limitar la administración de sueros salinos.
6. Bradicardia
    En los casos de muerte cerebral, se produce como signo patognomónico la no respuesta a la atropina (test de la atropina). Como la tendencia será a bradicardizarse, tendremos que utilizar cuando sea necesario aleudrina.
7. Cuidado de ojos y mucosas
    Mantener los ojos húmedos con la ayuda de compresas impregnadas en suero fisiológico, para impedir que se resequen. Procurar que estén siempre ocluidos, limpiando los posibles exudados.
    Mantener limpia la mucosa bucal para evitar infecciones y retención de secreciones.