Hemorragias

11 de October del 2016

Protocolo general
    Lo más importante es controlar la hemorragia. Para ello, Enfermería deberá actuar de la siguiente forma:
Tumbar al paciente.
Colocarse guantes.
Retirar la ropa que cubre la zona que sangra.

Aplicar presión sobre la zona que sangre:
Utilizando una gasa, compresa o toalla limpia se presionará fuertemente sobre la zona, y si no disponemos de material se presionará con la misma mano, previa colocación de guantes.
En caso de que las heridas sean muy extensas se colocará un vendaje compresivo.
Elevación:
Para reducir la presión de la sangre en la zona afectada y controlar la hemorragia se elevará dicha zona.
Si la zona afecta está situada en algún miembro, habrá que elevarlo de forma que quede en posición superior al corazón.
Si aún sangra se colocarán más apósitos sin suprimir el primer vendaje que se realizó.
Aplicar presión sobre la arteria.
Esta técnica se utiliza cuando han fracasado los procedimientos anteriores.
Se trata de hacer compresión con los dedos sobre la arteria y hacia el hueso, con el fin de minimizar el flujo de sangre en el miembro.
Se hará al mismo tiempo compresión en la zona sangrante y elevación.
Si la hemorragia es en el miembro superior:
Colocar la palma de la mano bajo el brazo del paciente y presionar la arteria braquial contra el hueso.
Si la hemorragia es en el miembro inferior:
Colocar la palma de la mano sobre la ingle del paciente y presionar la arteria femoral.

 

Técnica de elevación y presión indirecta sobre la arteria
Aplicación de un torniquete
    El torniquete sólo se usará en caso de que los métodos descritos anteriormente hayan fracasado debido a las consecuencias tan graves que acarrea su uso.  Actuación:
Para que no salga sangre de una arteria, el torniquete se dispondrá entre la herida y el corazón.
Lo mejor es utilizar una venda colocándola unos cuatro-cinco dedos por encima de la herida y dando dos vueltas alrededor del miembro sujetándola con un nudo.
Aplicar algún objeto duro (una vara por ejemplo) dentro del nudo y hacer dos nudos más sobre dicho objeto.
Girar el objeto poco a poco hasta que no fluya sangre.
Aflojar el torniquete cada 5 minutos para evitar una isquemia irreversible y trasladar al paciente urgentemente al hospital.

 

Actitud de Enfermería ante una hemorragia interna
Tumbar al paciente en posición de decúbito supino con la cabeza hacia un lateral y los pies por encima de la cabeza.
Controlar la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y el nivel de conciencia constantemente.
Tapar al paciente para que no pierda calor.
No administrar nada por vía oral.
Trasladar al paciente a un hospital.
Actitud de Enfermería ante otros tipos de hemorragias
Hemorragia de nariz (Epistaxis)
Sentar al paciente, colocándole la cabeza un poco hacia delante para que no ingiera sangre.
Informar al paciente de la necesidad de respirar por la boca y de evitar toser o realizar movimientos bruscos para que no se deshaga el coágulo que se forma.
Comprimir sobre el tabique nasal con los dedos índice y pulgar unos minutos.
Si habiendo aplicado estas medidas, el paciente sigue sangrando, se le colocará un tapón de gasa humedecido en agua destilada.
Si no se controla el sangrado trasladar a un hospital.
Hemorragia dental
Informar al paciente de que no debe hacer enjuagues con ningún producto ni siquiera agua.
Colocar un tapón de gasa humedecida en agua oxigenada en el lugar de la hemorragia e informar al paciente que debe aprisionarlo fuertemente.
Derivar al paciente al dentista.
Hemorragia de oído (Otorragia)
Colocar al paciente en decúbito lateral izquierdo o derecho según el oído afectado. Si está afectado el oído izquierdo se colocará en posición de decúbito lateral izquierdo y a la inversa.
No colocar gasas ni cualquier otro apósito en el oído, para facilitar la salida de sangre.
Trasladar al paciente al hospital.
Hemorragia genital femenina
Colocar a la paciente en posición de decúbito supino.
Tapar a la paciente con una manta para evitar pérdidas de calor.
Tomar las constantes vitales de forma continua.
Administrar suero oral.
Trasladar al hospital en la posición de decúbito supino.