Inyección Intraósea

10 de October del 2016


Concepto
    Consiste en inyectar líquido en la cavidad medular del hueso. La más usada es la inyección intraarticular. Se utiliza para tratamientos locales como artritis, etc.
Procedimientos
Informar al paciente para que nos comprenda y coopere con nosotros.
Preparar minuciosamente la piel, ya que se trata de un procedimiento traumatizante y el hueso lesionado es sumamente susceptible de infección.
Rasurar la zona en caso necesario.
Limpiar y desinfectar la piel con antisépticos.
El médico realizará la infusión intraósea introduciendo una aguja externa conductora que se deja en el hueso y sirve de tubo para que fluya el líquido hasta la médula ósea. También utiliza una aguja interna que es trépano (instrumento que sirve para agujerear un hueso), que pasa a través de la externa y se emplea para extraer una obturación (tapar un orificio o conducto para introducción de una sustancia) de tejido óseo, facilitando así la entrada de la aguja externa.
Una vez que la aguja externa queda situada en su lugar se extrae el trépano.
La aguja externa se haya provista de un adaptador para fijarla a una jeringa o a un tubo.
El sitio de inserción más común en los adultos es la parte superior del esternón, entre la segunda y la tercera costillas, debido a que el hueso es más flexible en ese punto.
En los niños mayores de 4 años, el sitio de elección es el extremo proximal de la tibia, ya que la cavidad del esternón deja de ser lo suficientemente grande como para poder usarse para una infusión.