Lavado de oidos

10 de October del 2016

Material
Cápsula estéril con la solución de lavado, generalmente agua (a 35 °C), o una solución de agua y peróxido de hidrógeno.
Jeringa estéril para lavados de oídos o Jeringa de Janet.
Riñonera.
Hule.
Toalla.
Agua y jabón.
Procedimiento
Explicar el procedimiento al paciente, sentarle cómodamente y pedirle que incline lateralmente la cabeza hacia el lado afecto.
Ponerle encima de los hombros el hule y la toalla. Si el paciente puede, pedirle que sujete la riñonera debajo del oído a limpiar.
Con la mano izquierda se tira del pabellón auricular hacia arriba y hacia atrás, con el fin de enderezar el conducto auditivo externo.
Tomar la jeringa, cargada con 50 cc de solución, y dirigir su cono hacia la pared superior del conducto auricular (no hacia el tímpano), e inyectar la solución con una ligera presión.
Observar el líquido que va saliendo del oído, por si fuera necesario volver a irrigar el conducto.
Si el paciente refiere tener la sensación de que le pasa el líquido por la garganta, tiene dolor o se marea, se debe suspender el procedimiento.
Limpiar el pabellón auricular con agua y jabón para eliminar los restos de cerumen y líquido de lavado. Secar suavemente la piel.
Pedirle al paciente que se recueste sobre el lado afecto para eliminar por completo el líquido residual de lavado.
Anotar en la hoja correspondiente el procedimiento realizado, así como las incidencias ocurridas y el resultado.