Pericardiocentesis

10 de October del 2016

Concepto
    Consiste en la extracción de líquido del saco pericárdico que rodea al corazón.
    Si el saco está parcialmente lleno, el líquido puede variar su posición con la del cuerpo. De forma que, cuando el paciente está acostado, el líquido presiona los bronquios obstaculizando la respiración; si el paciente está sentado el líquido gravita sobre la base del saco.
    Si la acumulación de líquido es excesiva presiona sobre el corazón, pulmones, bronquios, tráquea y esófago produciendo disnea, semblante oscuro y de ansiedad, pulso rápido y débil, tos y disfagia.
     Las prioridades de enfermería son la colaboración con el médico que realiza la técnica, la monitorización de signos vitales y la administración de la medicación prescrita.
Indicaciones
  1. Terapéutica:
      a. Taponamiento cardíaco con compromiso hemodinámico significativo
      b. Signos de compresión miocárdica en el ecocardiograma.
  2. Diagnóstica.
    La extracción del líquido (pericardiocentesis) alivia los síntomas producidos por la presión intrapericárdica.
    Sin embargo, el éxito del tratamiento químico ha reducido la necesidad de realizar aspiraciones cardiacas; aunque se sigue utilizando como medida terapéutica en pacientes con una rápida acumulación de líquido.
Material
    El equipo se encuentra disponible en kits empaquetados o de forma individual.
    Es esencial la disponibilidad inmediata del material necesario:
1º Preparación del lugar de punción:
Antiséptico
Paños y gasas estériles. Se utiliza una sabana estéril para hacer una pantalla
Guantes, bata y mascarilla
Jeringa de 10 ml, y aguja (normalmente se utiliza 0.9x40)
Anestésico local (mepivacaína al 2%)
Carro de parada, revisado y en perfecto estado.
2º Material para la técnica:
kit empaquetado. Puede hacerse un equipo con material estéril individual que conste de:
bisturí con mango del núm. 11.
Aguja de punción de calibre 18, de 8 cm., con bisel en la punta.
Jeringas  de 20 y 50 cc.
Cable con doble pinza de caiman (o cocodrilo).
Pinza de hemostasia (Kocher).
Pinza de disección con dientes.
Tubos para recogida de muestras (bioquímica, bacteriología y citología).
Sutura y material de sutura.
Electrocardiógrafo. También puede utilizarse como método de visualización guiado por ecocardiografía y la radioscopia.
3º Si ha de quedar un drenaje intrapericárdico se precisa:
Guia flexible en forma de <<J>>.
Dilatador de 8 Fr.
Catéter de 8 Fr con orificios terminales y laterales.
Llave detrás pasos.
Bolsa colectora de 500 ml. con sistema.
Preparación del paciente
Informarlo.
Se le colocará sentado o semierguido, con el fin de que ellíquidcf baje por gravedad hacia la base de los pulmones en el saco pleural, de donde puede ser aspirado con mayor facilidad. Sin embargo, si el estado del paciente es crítico o está incómodo se colocará en la posición en la cual pueda respirar más fácilmente.
La zona de punción puede ser:
4°, 5° ó 6° espacios intercostales izquierdos, cerca del borde izquierdo del esternón.
En el 4° ó 5° espacio intercostal derecho, en las proximidades del esternón.
En pacientes varones puede ser necesario el rasurado de la zona de punción.
Procedimiento
Informar al paciente.
Lavado de manos.
Colocación de guantes.
Limpieza y desinfección de la zona de punción.
Colocación de los paños campo estériles y la sábana de pantalla para separar la cabeza del paciente del área de trabajo.
Se anestesia la zona de punción con anestésico local.
La aguja de punción se conecta mediante cable con pinza cocodrilo  al terminal de V1 o V3 del electrocardiográfo (si el método de guiado de la aguja es el electrocardiográfo)

Se introduce la aguja entre el apéndice xifoideo y el reborde costal izquierdo en forma perpendicular a la piel, y se la dirige en principio en sentido posterior, hasta que el extremo se halle a la altura de la pared interna de la jaula torácica. Luego se avanza en sentido cefálico con una inclinación de 15º, para aspirar de forma intermitente.

El avance se interrumpe cuando se aspira líquido pericardico con facilidad o bien se observa una onda de lesión (supradesnivel del ST) en la derivación utilizada. Si se utiliza la llave de tres vías puede tomarse muestras para exámenes bioquímico, bacteriológico y citológico.

Una vez asegurada la ubicación correcta, si es necesario dejar un drenaje permanente, se introduce la guía de alambre con punta en “J” a través de la aguja. Se efectúa un pequeño corte con la hoja del bisturí y se hace avanzar un catéter a través de la guía. Una vez emplazado se fijará y conectará a un sistema de drenaje cerrado (sin aspiración).

Observar al paciente durante el procedimiento, y comunicar de inmediato cualquier síntoma desfavorable que perciba, procurando estar en comunicación con él para aportarle la mayor tranquilidad posible y avisará de inmediato cualquier síntoma desfavorable que perciba.
Observar la alteración en la frecuencia o calidad del pulso, palidez, suspiros, bostezos y debe comunicarlo de inmediato.
Tras la técnica se realizará cura colocando un apósito estéril para cubrir la zona de inserción.
Realizar un control frecuente de constantes vitales durante las primeras seis horas siguientes a la técnica.
Complicaciones
  1. Punción o laceración de cavidades cardíacas.
  2. Punción o rotura de arterias coronarias.
  3. Arritmias por lesión miocárdica.
  4. Reacción vasovagal.
  5. Neumotórax.
  6. Perforación gástrica o intestinal.