Taponamiento nasal posterior

10 de October del 2016

Material
Gasa de mecha o gasa orillada.
Lubricante hidrosoluble.
Seda del n° 1.
Sonda de aspiración de pequeño calibre.
Agua oxigenada.
Pinzas acodadas.
Esparadrapo antialérgico.
Procedimiento
Explicar el procedimiento que se va a realizar al paciente.
Preparar una torunda de 1 o 2 cm de diámetro, y anudarla fuertemente en el centro con la seda (la torunda quedará situada en el centro del trayecto de la seda).
Impregnar la torunda con agua oxigenada.
Introducir a través del orificio nasal sangrante la sonda, previa lubricación de ésta, hasta que la veamos aparecer en la faringe del paciente.
Tomar con unas pinzas el extremo de la sonda que aparece en la faringe y tirando suavemente de el, atraerlo hacia fuera de la boca.
Anudar al extremo de la sonda extraído de la boca, un extremo de la seda.
Tirar suavemente de la sonda a través de la fosa nasal hasta exteriorizar el hilo de seda.
Continuar tirando suavemente del hilo de seda, hasta encontrar una resistencia, momento en el cual la torunda estará taponando la coana.
Comprobar que el taponamiento es efectivo y que la hemorragia ha cedido.
En el caso de que la hemorragia persista se acompañará de un taponamiento anterior del mismo orificio.
Fijar el extremo nasal del hilo de seda a una ala de la nariz mediante esparadrapo antialérgico manteniendo una tracción moderada.
Fijar el extremo bucal del hilo a la región majar sin realizar ningún tipo de tracción. Este extremo servirá para la posterior retirada de la torunda.
Este taponamiento no deberá mantenerse más de 48 horas humedeciéndolo previamente con agua oxigenada.
Reflejar la técnica en la historia clínica del paciente así como las incidencias.