Técnicas de deambulación

10 de October del 2016

Técnica para caminar correctamente
    En la deambulación el paciente debe empezar adoptando la llamada posición de pie  correcta. Para ello debe adelantar una pierna a una distancia que le resulte cómoda inclinando a la vez la pelvis ligeramente hacia delante y abajo.
    Al posar el pie, debe apoyarse en el suelo en primer lugar el talón seguido de la protuberancia situada en la base de los dedos y finalmente los dedos.
    A la vez que se hacen los movimientos anteriores se adelanta la otra pierna y el brazo para que se mantenga el equilibrio y la estabilidad.
Técnica para el uso de bastones en la deambulación
    El uso de bastones en la deambulación proporciona apoyo y seguridad al caminar y disminuye el esfuerzo que tiene que realizar el paciente para desplazarse.

 

 

 

Poner el bastón a unos 10 cm de la pierna no afectada. Distribuir el peso entre los pies y el bastón

 

A continuación se desplaza el peso a pierna no afectada y se moverá el bastón unos 10 cm por delante del cuerpo

 

Mover el pie o pierna afectada hacia delante, de forma que quede paralelo con el bastón

 

Desplazar el peso a pierna no afectada y al bastón. Mover la pierna no afectada por delante del bastón. Si se ha dado correctamente este paso, el talón quedará ligeramente más allá del extremo del bastón

 

Adelantar la pierna afectada, de forma que quede paralela a la otra pierna.

  El uso de bastón está indicado en pacientes que presentan algún tipo de lesión unilateral, pérdida del equilibrio o problemas inflamatorios de una articulación que causa dolor al apoyarse y precisa de descarga. Por el contrario, el uso de bastón está contraindicado cuando la afectación es bilateral, en cuyo caso es preferible la utilización de muletas o las andaderas.
    La longitud del bastón debe adaptarse a la talla del paciente y debe extenderse desde el trocánter mayor hasta el suelo. El extremo del mismo para su apoyo debe tener un regatón de goma que evite que éste resbale en determinado tipo de suelos.
Técnica para el uso de muletas en la deambulación
    Hay tres tipos fundamentales de muletas:
De aluminio o madera, que son las muletas de uso habitual. Es frecuente su uso en casos de enyesado de miembro inferior o esguinces. Su utilización exige fuerza de la mitad superior del cuerpo y de las extremidades superiores.
Muletas de Lofstrand o muletas para antebrazo. Tienen un anillo que se adapta al antebrazo y una asidera para apoyarse. Se utilizan para personas que no tienen fuerza en la parte inferior del cuerpo. Se suelen utilizar en pacientes parapléjicos.
Muletas de plataforma. Presentan superficies forradas o acolchadas. Son utilizadas en pacientes que no pueden soportar la descarga del peso corporal sobre sus muñecas.

Secuencias a seguir para realizar una marcha con muletas cuando no se debe de apoyar en absoluto la pierna afectada

 

Con las muletas en su sitio, se pondrá el pie erguido, con los hombros relajados y los brazos ligeramente doblados. Utilizar las manos para apoyar el peso

 

Adelantar la pierna lesionada al mismo tiempo que mueve las muletas hacia delante. Mantener el equilibrio, cargando algo de peso en la pierna no lesionada

 

Equilibrar el peso en ambas muletas mientras hace avanzar la pierna lesionada

 

Avanzar la pierna sana hasta la posición que se muestra aquí. Apoyar el peso de esta pierna mientras mueve las muletas hacia adelante

 

Adelantar la pierna lesionada a la primera posición y comenzar de nuevo desde el primer punto

Está indicado el uso de muletas en el caso de lesión o debilidad de los miembros inferiores en los que no es recomendable descargar el peso del cuerpo sobre ninguno de los miembros.
Para el uso de muletas es necesario:
Seleccionar el tipo de muleta que se debe utilizar.
Graduarla en altura estando el paciente de pie, ajustándolas a la talla del mismo. Los artefactos deben quedar situados 4-5 cm por debajo de la axila. Al apoyarse sobre ellas los codos del paciente deben quedar ligeramente tlexionados formando un ángulo de 15 grados.
Hay que indicarle al paciente el tipo de marcha que debe realizar con las muletas en función de la lesión que presenta.
Enseñarle la marcha utilizando la secuencia de apoyo para caminar de cuatro puntos, tres puntos o dos puntos, según que pueda soportar peso en ambas piernas, pueda soportar algo de peso sobre una pierna, o no pueda soportar ningún peso sobre ellas.
Para la secuencia de apoyo sobre cuatro puntos debe indicársele que apoye muleta derecha, pie izquierdo, muleta izquierda, pie derecho.
Para la marcha sobre tres puntos debe avanzar primero ambas muletas y la pierna afectada y luego que adelante la pierna sana soportando el peso sobre ambas muletas.
    Para realizar la marcha sobre dos puntos hay que ejecutar un tipo de marcha oscilante que consiste en la alternancia de brazos y pies. Debe avanzar simultáneamente muleta derecha y pie izquierdo, seguida de muleta izquierda y piederecho.