Terapia electroconvulsiva (TEC)

11 de October del 2016


Introducción
    La terapia electro convulsiva (TEC) fue descubierta por los italianos Cerletti y Binni en 1938, introduciendo la corriente eléctrica como medio convulsionante más manejable y menos peligroso.
Mecanismo de acción
    Su mecanismo de acción no ha podido ser aclarado, existiendo en la actualidad gran número de hipótesis. El hecho cierto, admitido por todos los autores, es que su eficacia depende de la producción de crisis convulsivas generalizadas.
    La TEC se administra en series, en los cuales el número de tratamiento lo fija el psiquiatra; generalmente el número de sesiones por semana oscila entre 2 ó 3 y su aplicación se hace preferentemente en las primeras horas de la mañana.
Indicaciones de la TEC
A) Principales
Depresión psicótica.
Cuadros catatónicos.
Intensa ideación suicida.
B) Otras indicaciones utilizadas fundamentalmente tras el fracaso del tratamiento farmacológico son:
Trastorno depresivo mayor.
Trastorno bipolar depresivo.
Formas agudas y remitentes de esquizofrenias.
Fases maníacas resistentes.
Trastornos esquizoafectivos.
Síndrome neuroléptico maligno.
Estudio previo a la TEC
1. Desde el punto de vista psiquiátrico, realizando una completa historia clínica, encaminada a determinar si esta técnica es la adecuada en el caso presente.
2. Desde el punto de vista somático, se hará un estudio previo para descartar patología orgánica que contraindique la TEC. Suele incluir:
Exploración física.
ECG.
Rx tórax.
Analítica general.
Preparación del paciente para la TEC
    El médico-psiquiatra informará al paciente y a la familia sobre el procedimiento, dando estos su conformidad para aplicar dicho tratamiento.
    El procedimiento de su aplicación sigue un esquema sencillo pero bien estructurado, implica la participación de:
Un anestesista.
Un médico psiquiatra.
Un enfermero.
Un auxiliar.
Acciones de Enfermería
La noche anterior al tratamiento se tendrá al paciente en ayuno absoluto (mínimo 8 h).
Retirar laca de uñas, prótesis dental, gafas, lentillas, prendas ajustadas.
Permanecerá en pijama o camisón.
Realizará micción previa.
Hablar con el paciente antes del tratamiento restándole importancia y reforzando su afectividad. Dejaremos que el paciente nos exprese todos sus temores y miedos, intentando nosotros reducir situaciones que le provoquen ansiedad.
Evitar comentarios en voz baja delante del paciente.
Dentro de las posibilidades de la organización de la unidad, intentar que el paciente esté ocupado para que la espera no le resulte tan larga y pesada.
En casos puntuales de agitación o confusión que impidan la atención o colaboración del paciente, será preciso aplicar medios de contención y control con la finalidad de favorecer el inicio de dicha terapia. A medida que el paciente experimente cambios en su sintomatología se irán modificando las pautas y adecuándolo a su nivel de comprensión.
Interrumpir la medicación oral la mañana del tratamiento y, en caso de que se precise la administración de algún fármaco, utilizar la vía parenteral.
Toma de constantes.
Colocaremos al enfermo en la cama o camilla correspondiente en decúbito supino, corrigiendo toda posición viciosa del paciente.
Aplicación de la TEC
    El material necesario para llevar a cabo el procedimiento es:
Camilla o cama.
Aparato TEC.
Monitor ECG.
Bombona O2.
Pulsioxímetro.
Aspirador.
Carro de parada.
Esfingomanómetro.
Fonendoscopio.
El instrumental que se necesita es:
Carro de curas.
Mascarilla O2 y ambú.
Material para venoclisis.
Tubos mayo.
Gasas y suero fisiológico.
Algodón, alcohol, esparadrapo.
Mordedor.
Aplicación de la técnica
    En primer lugar, se colocará una vía venosa a través de la cual se administrará la nedicación indicada por el anestesista. Una vez realizada la inducción, el anestesista oxigena al paciente con ventilación asistida.
    Se coloca una gasa empapada con suero salino o gel conductor para favorecer la conducción de la corriente y evitar posibles quemaduras. También se le debe colocar un mordedor en la boca a fin de evitar que se lesione la lengua.
    Según se trate de Técnica bilateral o unilateral, los electrodos se ubicarán en ambas zonas frontotemporales o en el hemisferio no dominante. Seguidamente, el médico procede a la aplicación del paso de la corriente eléctrica, provocando una convulsión tónico-clónica, atenuada por la utilización de fármacos anestésicos. A continuación, se sustituye el mordedor por un tubo de Mayo y el anestesista inicia la ventilación asistida hasta que se normaliza la función respiratoria del paciente. La recuperación se consigue en pocos minutos.
    Le deja colocado el tubo de Mayo hasta que el paciente despierte o hasta que éste acuse molestias y lo rechace, teniendo en cuenta que permanece siempre bajo observación del personal asistencial.
Cuidados de Enfermería post-TEC
Colaborar en la administración de O2 y en la aspiración.
Control de constantes vitales.
Una vez restablecida la respiración, colocar al paciente en decúbito lateral hasta que recupere la consciencia. Mantener abiertas las vías aéreas.
Cuando el paciente se despierte, ayudarle a orientarse; es aconsejable que se encuentre con la presencia de alguna de las personas que han estado a su cuidado durante la sesión.
Ayudarle a caminar tras comprobar si se produce hipotensión postural.
Retirar la vía IV, que se conservaba para posibles actuaciones en caso de una complicación post- TEC.
Verificar zona de aplicación de los electrodos para observar posibles lesiones producidas en la piel.
Dejar descansar al paciente si lo desea. No debe exceder de 1 ó 2 horas.
Pasado el período de tiempo de descanso, se le repondrá la ingesta con una dieta liquida en espera de la comida del mediodía.
En caso de habérsele retirado algún tipo de prótesis antes de la sesión, se comprobará su colocación de nuevo una vez finalizado el intervalo de reposo.
Efectos adversos de la TEC (En casos excepcionales)
Ocasionalmente:
Estado confusional agudo leve, con alteración de la memoria o cefaleas de breve duración, o mialgias.
Difícilmente se ven en la práctica diaria cuadros descritos en los manuales revisados para la confección de este protocolo como:
Aspiración pulmonar.
Laringoespasmo.
Apnea prolongada.
Complicaciones neuromusculares.
Manifestaciones anafilácticas, reversibles normalmente, por alergia a algún componente de la anestesia.
Arritmias y alteraciones isquémicas.
Requerimientos para la TEC ambulatoria
Ficha de citación individualizada especificando:
Número de sesiones y fechas de inicio.
Horario de entrada al hospital.
Ayuno absoluto mínimo 8 horas antes.
El paciente debe venir siempre acompañado por personal sanitario.
Cuidados de enfermería previo a la TEC.
Hoja de registro.
Permanencia en la unidad hasta 4 h. después del tratamiento.
Necesidad de abandonar el hospital acompañado del personal sanitario.
Pautas que se han de seguir fuera del hospital:
Evitar conducir el mismo día del tratamiento, descansar, información de efectos secundarios, etc.
Control telefónico en caso de cambio o no asistencia del paciente a la sesión.