Valoración de Enfermería en el PAE

9 de October del 2016

Supone el primer paso del PE y consiste en la recogida de datos de forma sistemática y deliberada para determinar el estado actual de una persona (grupo, comunidad) y su respuesta ante determinada situación de salud o enfermedad. Es necesario que la elección del modelo que se adopte para su realización, como guía para enfocar la valoración, se realice teniendo en cuenta las siguientes características:

Integral y globalizador: que contemple las aspectos biopsicosociales desde una  perspectiva total.
Personal: que recoja la respuesta de la persona desde su individualidad.


Operativo: que oriente e identifique los problemas que puede tratar la enfermera.


    Se considera muy importante ya que a partir de los datos que se recojan y analicen van a depender todas las decisiones e intervenciones enfermeras, sin olvidar que en cada interacción se está recogiendo nueva información de los cambios, es decir, la valoración se puede considerar un proceso continuado.

    La etapa de valoración se divide en varias subetapas:
              *  Recogida de datos.
              * Validación de datos.
              * Organización de datos e identificación de patrones.

RECOGIDA DE DATOS

    Se inicia en el primer contacto con la persona y consiste en reunir la información necesaria para la valoración utilizando las fuentes apropiadas: la propia persona, la familia o personas significativas, otros profesionales (médicos, enfermeras, trabajadores sociales...), la historia o registros y estudios complementarios.
* Tipos de datos:
Objetivos: pueden ser observados y medidos.
Subjetivos: reflejan situaciones expresadas por la persona.

* Tipos de valoración:
Valoración general o de datos básicos: con ella se reúne información sobre todos los aspectos de la persona. Debe ser planificada, sistemática y completa desde un modelo de enfermería.
Valoración focalizada: se realiza específicamente sobre la situación de un problema o de un aspecto dudoso y centran la atención sobre los problemas reales o potenciales. Exigen valoraciones periódicas para controlar su evolución.
* Métodos:
Observación: se obtiene información a través de los sentidos, para que resulte eficaz  es necesario que sea estructurada y sistemática. La observación es una actividad  que exige tener una amplia base de conocimientos y experiencia.
Entrevista: suele realizarse conjuntamente con la observación y requiere habilidades de interacción y comunicación para establecer una relación de confianza (terapéutica o de ayuda), saber escuchar y preguntar. Permite a la persona recibir información y participar de manera activa en su proceso. Para que resulte adecuada es necesario tener en cuenta:
Factores ambientales que faciliten la interacción. (espacio, ruidos, intimidad...)
Técnicas que faciliten la comunicación: preguntas abiertas, paráfrasis, validación, clarificación, claridad, congruencia entre comunicación verbal y no verbal, escucha  activa, contacto visual, respetar el silencio...
Exploración física: consiste en la revisión estructurada y completa de la persona que se realiza a través de: inspección, auscultación, palpación y percusión.

VALIDACIÓN DE DATOS

    Consiste en comprobar que los datos que se han recogido son reales y completos, de esta manera  se verifican los datos obtenidos y se confirma la validez de la información. La validación es necesaria ya que a partir de información incorrecta y/o incompleta se pueden realizar interpretaciones erróneas en la identificación de problemas. A través de ella se evita:
Omitir información relevante.
Interpretar inadecuadamente la situación.
Precipitar las conclusiones.

ORGANIZACIÓN DE DATOS E IDENTIFICACIÓN DE PATRONES

    Una vez recogidos los datos es necesario realizar una síntesis que agrupe la información de forma coherente para poder establecer los problemas reales o potenciales que están presentes y las capacidades de la persona. Supone un trabajo complejo que posteriormente permitirá concluir si existe un Diagnóstico Enfermero (DE) o un Problema Interdependiente (PI).

    La forma en que se organicen los datos dependerá del modelo elegido, destacando entre otros:
Patrones funcionales de salud (Gordon).
Capacidades funcionales (McCain).
Dependencia/independencia (Henderson).
Autocuidado (Orem).
    En este apartado los registros permitirán la comprobación sistemática de la valoración y la intervención enfermera.