Vibración

10 de October del 2016

Concepto
    Consiste en aplicar de forma manual una compresión y posterior oscilación sobre el tórax del paciente durante la fase de espiración.
Objetivo
    Aumentar la velocidad del aire espirado procedente de las vías respiratorias de menor calibre, consiguiendo de esta forma facilitar el desprendimiento y desplazamiento de las secreciones alojadas en dichas vías hacia los bronquios principales.
Metodología
    Para la ejecución de este procedimiento se ha de colocar una mano en posición de extensión sobre la pared torácica, y la otra en el vértice de la primera, usando fundamentalmente la palma de la mano. Una vez ubicadas las manos en dicha posición, y manteniendo los brazos en extensión, se ejerce una presión hacia abajo consiguiendo así la vibración de la pared torácica. Hay que tener en cuenta que dicha presión sólo se debe ejercer mientras que el paciente exhala el aire.
    Esta técnica se ha de poner en práctica sobre aquellas zonas que han sido sometidas anteriormente a la técnica de percusión, siendo muy importante que, mientras duren las mismas, se estimule al paciente a que tosa, para de esta forma facilitar aún más la eliminación de las secreciones acumuladas.
    La alternancia de ambos procedimientos (percusión y vibración) se repetirá de cuatro a cinco veces en cada posición de drenaje postural, aunque la frecuencia dependerá en gran parte del grado de tolerancia del paciente y de su mejoría clínica.
    Hay situaciones en las cuales el médico tiene prescrita la administración de un analgésico antes de realizar estas técnicas. Si durante la puesta en práctica de las mismas apareciera aumento de la disnea, del dolor, debilidad, mareos y/o hemoptisis, nos veríamos obligado a interrumpir dichos procedimientos.